Muchas médicas, poco quirófano

La elección de la especialidad médica está atada al género, ciertos tabúes y exigencias profesionales. ¿Por casa cómo andamos? 

Por Micaela Nuñez y Romina Alejandra Sayago. Estudiantes FCC

El número de mujeres que egresan de la Facultad de Ciencias Médicas (FCM) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) fue incrementando a lo largo del tiempo. Según el anuario estadístico de la alta casa de estudios, en 2014 hubo 349 mujeres contra 187 hombres.

Estos datos muestran mayor presencia de las mujeres en el campo de la Medicina, pero en la práctica ¿realmente es así? Si analizamos ciertas áreas como Traumatología, Cirugía o Anestesia que son ocupadas por mayoría de hombres, ¿qué factores se ponen en juego?

Qué Portal habló con estudiantes y profesionales para conocer algunos puntos de vista sobre la participación de las mujeres en ciertas áreas de la Medicina.

Lucía Baravalle estudiante del Instituto Universitario de Ciencias Biomédicas de Córdoba, expresa que a la hora de tener en cuenta la especialidad hay “estereotipos sociales” y que “se teme que la mujer quede embarazada o decida formar una familia, y no pueda enfocar todo su tiempo y esfuerzo en el trabajo”.

Para Juan Pablo Gassino, residente en la Clínica Reina Fabiola, “en los (hospitales) privados se determina quién entra y quién no por una entrevista y por la clase de persona (características físicas), género, etc. antes que por un examen”, y agrega que aunque una médica tenga calificaciones altas en sus exámenes “la entrevista es la que determina todo”. ¿Entonces la entrevista sería un colador para las mujeres? ¿Las mujeres no pueden dar buenas entrevistas y entrar?

Frente a estas miradas, Leila García, psiquiatra del Hospital Misericordia, dice: “Es cierto que existe ese arquetipo en medicina, pero a largo plazo si una mujer se pone firme en lo que quiere llevar a cabo lo logra, aunque le cueste el doble que a sus compañeros varones”

¿Capacidades diferentes?

image-doc-9h7sf-dataGarcía está convencida de que las mujeres están capacitadas a nivel físico y mental para realizar la actividad que desean y que sólo “es cuestión de dedicación y preparación profesional poder lograrlo”.

Sin embargo en la práctica, residentes y estudiantes opinan lo contrario. Araceli Martín Garnica, residente en la especialidad de Oftalmología, tenía pensado elegir la especialidad de Cirugía, pero comenzó a ver “cierto machismo”, y optó por su carrera actual.

Por otro lado, Juan Pablo Gassino, que eligió la especialidad en Cardiología, afirma que hay que ser “bastante fuerte” en cirugía. “La mujer es mucho más débil al estar en un quirófano o en una cirugía, emocionalmente hablando, para mí la mujer desiste y abandona esa parte”, opina.

En contraposición al residente, Lucía Baravalle, estudiante de Medicina cuenta que le gustaría ser anestesióloga y cree que no va a tener limitaciones. Aunque asume que “siempre en estos cargos son preferibles los hombres antes que las mujeres”.

El día a día

Según un relevamiento propio realizado en tres sanatorios de la ciudad de Córdoba, los equipos de Traumatología, Cirugía y Anestesiología están ocupados en mayor parte por hombres. Y en algunos casos no hay presencia femenina.

Cuadro mejor

De acuerdo a su experiencia, Leila García admite que la mujer médica en la mayoría de los casos prefiere elegir especialidades que no le consuman todo su tiempo, es decir, que le permitan delimitar su jornada laboral. En su opinión, las mujeres prefieren atender en consultorio en lugar de realizar una actividad más demandante como lo es cirugía.

Juan Pablo cree que al fin y al cabo la mujer siempre busca algo que sea más tranquilo y que no implique mucho movimiento. Mientras que Lucía reivindica su mirada concluyendo que la mujer está más capacitada que el hombre, no para ciertas especialidades sino para ciertas “situaciones”  ya que es más sensible  y empática entre otras cualidades que favorecen y mejoran la relación médico-paciente.

Por prejuicios, creencias infundadas o desinformación, los datos de la realidad señalan que en las especialidades médicas hay disparidad de género aunque esto  se mantenga como un tabú dentro de la profesión  y no sea un tema del que todos quieran hablar ¿Qué falta para que las mujeres conquisten también los espacios que parecen estar destinado a los hombres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *