Donatehoy.com contra los mitos

En nuestro país, alrededor de 8000 personas esperan un órgano que les permita continuar con sus vidas. Juan Leyes entiende sobre esta problemática y es por eso que día a día, junto a otros periodistas, elige la tarea de sensibilizar a la población mediante noticias.

Por Victoria Anderson. Estudiante FCC.

Juan Leyes forma parte de la nueva iniciativa «Donáte hoy», un sitio web que concientiza sobre el tema. Durante la entrevista, intentó romper algunos mitos, a partir de conocimientos que fue incorporando gracias a la página que informa sobre la donación de órganos, sangre y tejidos y que el mismo fundó.

Uno de los mitos más comunes -señaló- es el del tráfico de órganos que, según su opinión, en nuestro país no existiría o sería muy poco probable que se diera. Aclaró, además, que la donación de médula ósea no pone en riesgo la vida y que una persona que está en estado vegetativo no puede ser donante, pero si puede serlo una que tiene muerte cerebral.

Sobre los trasplantes advirtió que: «Se necesitan muchas condiciones para que se lleven a cabo, como compatibilidades genéticas y de contextura corporal entre el donante y la persona que espera el órgano.» Aclaró que las operaciones son muy complejas, y que el órgano a trasplantar necesita llegar a destino en menos de 72 horas, por lo que toda la operación implica una gran movilización de personas.

Con respecto a la donación de sangre, añadió que está faltando que se comunique qué se hizo con la sangre que se dona. Además, se desconoce que existe un «seguro de sangre» para los donantes, que les permite recibir rápidamente sangre en el caso de que la necesiten.

-¿Por qué se dio la iniciativa de crear una página web?

-La idea surgió a partir de una experiencia personal. Una persona me llamó y me contó que tenía mil amigos en Facebook y no conseguía 14 dadores de sangre. Me ofrecí a donar, pero cuando fui a extraerme sangre me dijeron juan leyesque por un problema cardíaco no podía ser donante. Fue así como empecé a investigar sobre el tema de la donación de sangre y de órganos. Me di cuenta de que hay una gran falta de información y me propuse lo de la página.

-¿Cuál es tu experiencia con este proyecto desde el día que empezó hasta hoy?

-Desde el 14 de junio que fue el primer día que pusimos online el sitio hasta hoy, no dejamos de sorprendernos con los casos que aparecen y la respuesta de las personas a las historias que publicamos en el sitio. Hemos superado el objetivo inicial para este año que era llegar a los 100 mil visitantes y eso genera además una mayor sensibilización en el público acerca de la importancia de la donación de sangre, órganos y tejidos. Las personas comparten y comentan nuestros contenidos. La experiencia es muy grata porque la respuesta lo es, sobre todo de los que se acercan a pedirnos una ayuda para difundir su caso. Por otro lado hemos sido reconocidos por instituciones que desde hace años trabajan en esto, llámese Ecodaic, Cucai Chaco o la Fundación Banco de Sangre; quienes nos animan a seguir y nos dicen que estamos haciendo las cosas bien, con calidad. Compartimos mucho con ellos esta tarea de informar y sensibilizar.

-¿Cuáles son los logros conseguidos y los que faltan por conseguir con respecto al sitio y a lo que se propone?

-Ya es un logro haber conformado un equipo que diariamente publique historias de vida y noticias sobre la donación. Sin embargo seguimos buscando periodistas y estudiantes de comunicación o simplemente personas solidarias que quieran escribir o contar una historia de vida. Nosotros ofrecemos editarlas y acompañarlos, siempre buscamos que lo que se publica esté chequeado. Un logro importante hasta aquí ha sido haber elaborado un manual de estilo que nos rige como redacción online. Lo más gratificante es el reconocimiento de las personas que nos buscan para contar sus historias y las instituciones que nos eligen para difundir su información. Hacia adelante hay varias ideas que se irán concretando cuando cumplamos un año en junio de 2016, pero

nuestro enfoque por ahora es tratar de conseguir corresponsales en la mayor cantidad de lugares posibles.

-¿Qué sentís al estar en contacto todo el tiempo con personas que buscan desesperadas un órgano, o personas que felices lo encontraron y lograron ser trasplantadas?

-Es desesperante la situación de quienes necesitan un donante. Me siento tranquilo, porque sé que estamos aportando algo importante y además lo hacemos seriamente. Muchas personas acuden para que difundamos un pedido urgente de donantes de sangre, tratamos de dar respuesta inmediata, que el pedido esté en el sitio urgente (por allí pasan hoy alrededor de 500 personas por día) y luego tratamos de difundirlo y que los seguidores de Facebook lo compartan y el pedido se replique y se magnifique. Cuando el pedido llega ahí nos sentimos reconfortados, porque nos damos cuenta que nuestra tarea sirvió para algo. Estamos brindando un servicio. Difundir que alguien necesita un trasplante no va a hacer que el órgano llegue más rápido, eso está claro para nosotros, hay un protocolo, hay un sistema establecido y serio que se encarga de esto, pero cuando alguien nos cuenta que gracias a una noticia o un caso que leyó se inscribió como donante en Incucai o fue a registrarse para donar médula ósea, nos reconforta. Mucho más cuando la persona que tenía la necesidad logra curarse.

-¿Hay alguna historia de todas las publicadas que te marcó y que recuerdes más?

-No hay una historia en particular, pero sí me duelen mucho las pérdidas de vida que hemos informado. No me ocurre a mí solo, todo el equipo de Donatehoy se identifica mucho con los casos que cronican y en estos pocos meses han fallecido personas con las que logramos contacto directo o indirecto a través de sus familiares, eso nos marca. Por eso, aunque tratamos de dar «buenas noticias» sobre el tema de la clonación, nunca dejamos de decir «adiós» o «hasta siempre» cuando esto sucede, nos parece una forma de hacer un homenaje a esa persona que luchó con todas sus fuerzas contra una enfermedad y a decenas o cientos de personas que se acoplaron a esa lucha difundiendo o concientizando a los demás. Lamentablemente, cuando ya es tarde, esas noticias son las más difundidas, pero también sensibilizan mucho a favor de la donación. Muchos nos comunican que a partir de ese momento deciden ser donantes.

-¿Qué podrías decirle a la población en general con respecto a la donación de órganos y sangre?

-Les diría que hablen del tema, que lo conversen con su familia. Hay que hablar sobre la donación. Para muchos es tabú, les diría que se informen. Que visiten los sitios oficiales, que visiten nuestro sitio también porque allí hay mucha información. Hay muchas personas que salvaron su vida o mejoraron la calidad de vida por un trasplante de órgano o de médula. Hay miles de personas que necesitan transfusiones de sangre para vivir. «Donar salva vidas» es una frase que siempre se dice en estos casos y es la más acertada. Las salva, de verdad.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *