Omar Rincón: «La cancha donde nos tocó jugar es la coolture»

Por María Belén Ferreyra* y María Valentina Luna**

El investigador en comunicación y cultura expuso los desafíos de un tiempo donde lo hegemónico impone mostrar “un estilo de vida que parezca cool”. Frente a esto, “buscar maneras diferentes y propias de narrar” es un camino posible hacia la soberanía cultural.

Con eje en los conceptos de coolture, narrativas y soberanía popular, el investigador en comunicación y cultura Omar Rincón desarrolló una crítica y original mirada sobre las narrativas y la soberanía cultural, acompañada de valiosos consejos para los futuros comunicadores.

Omar Rincón: «El mundo digital dice: Construye tu comunidad digital y serás un grande. Para mí, la narrativa es el centro de la comunicación»

El colombiano fue uno de los principales invitados en la III Bienal de Periodismo y Comunicación organizada por la FCC bajo el lema ¿Y ahora qué? Agendas de #ComunicaciónUrgente. Su conferencia sobre Narrativas coolture y soberanía cultural duró una hora y media en que mantuvo enganchado a su auditorio, a través de la transmisión en vivo por el canal de Youtube de la FCC-UNC. Más que a una conferencia, las 166 personas conectadas asistieron a una intensa clase para estudiantes, docentes y público general.

La coolture, sintetizó Rincón, es “una nueva forma de habitar simbólicamente el mundo”, un mundo donde “hoy lo que importa es cómo tenemos un estilo de vida que parezca cool”. Para el investigador, nos encontramos inmersos en una nueva civilización caracterizada por la revolución digital, expandida entre las “especies” comunicativas como el entretenimiento,  a lo que se suma una verdadera “mutación cultural”, es decir, “un cambio en las formas de experimentar y sentir la cotidianeidad”. 

En ese sentido, trazó un paralelismo entre las costumbres de la cultura moderna y la coolture de hoy: “Lo que importaba en lo moderno era el pensar crítico, el pensar conceptual, el escribir y el estilo de obra de talento, mientras que en la coolture es más de actitud, de estilo, de performance”. Actualmente, estamos en un “mar de navegación”, donde aprender consiste en sumergirse en diferentes vías, canales y narrativas muy parecidas a la lógica de los videojuegos.

Para vincularlo con un ejemplo reciente, tomemos lo dicho por el presidente Alberto Fernández en su reunión con el mandatario español Pedro Sánchez, durante el Encuentro Empresarial Argentina-España el pasado 9 de junio. La desafortunada frase “los argentinos venimos de los barcos” fue tomada como eje de críticas por varios medios opositores, a lo que se sumó una explosión de memes en las redes, y más tarde el vídeo por parte del jefe de Estado brasileño, Jair Bolsonaro, jactándose y desairando lo dicho. Ante estas y otras repercusiones, el presidente Fernández se vio obligado a pedir disculpas con un twit.

En este sentido, Rincón considera que estamos frente a una “celebritización de la política”. El ejemplo de lo dicho por Fernández resulta interesante y nos interpela por dos razones: la primera porque abrió un abanico de discusiones (y esperamos que también reflexiones) en relación a pensarnos frente al colonialismo, al racismo y otros diversos temas étnicos y culturales que nos atraviesan; y en segundo lugar, por la gran circulación de narrativas en que se expandió la controversia.

En torno a esta temática, el comunicólogo colombiano también se refirió a aquellos intelectuales que se dedican a estudiar sobre colonialismo o teoría crítica y “escriben papers en narrativas gringas, citan a autores europeos y asisten a congresos con el fin de aumentar su puntaje en la academia”. Es decir, utilizan una narrativa hegemónica. Para ser realmente contraculturales, deberíamos “buscar maneras diferentes y propias de narrar”, conectadas a nuestros orígenes, nuestro propio pueblo y desde nuestro territorio. Se trata, ni más ni menos, de encontrar una “soberanía popular” a la hora de representar y comunicar.

“Las narrativas son el centro de la comunicación”

Esta frase se leía en una de las coloridas diapositivas que presentó Rincón, quien dio varios ejemplos de cómo “el medio hoy es en sí mismo el mensaje”, frente a lo que postuló: “La propuesta mía es mucho más simple. La narrativa es el mensaje, todo está en cómo contemos la historia, en cómo narremos y armemos  la historia”.

Qué mejor ejemplo que su propia conferencia, brindada desde la plataforma Zoom en compañía de la decana de la FCC Mariela Parisi, presentando su exposición y jugando con diapositivas llamativas e ironicas para poder ilustrar la estética coolture. Hasta con su propia remera de color verde, con la frase “si es bueno para la tierra es bueno para mí”, indicando que simpatiza o defiende al medio ambiente; o sus dos dedos meñiques, uno pintado de rosa y otro de verde, para contarnos que está a favor de la lucha contra el cáncer de mama y apoya el feminismo.

Por ejemplo, en torno a la causa de los pañuelos verdes también hizo alusión a la distinción entre lo moderno y lo coolture. Rincón afirmó que la lucha del feminismo en Argentina en busca de la legalización del aborto y la ampliación de derechos “es en sí misma algo propio de la modernidad”, mientras que la manera en que estas luchas son llevadas a cabo, con cumbias, pañuelos, memes, remeras con colores y frases de la causa, “es lo coolture, lo performativo”.

También habló sobre la situación política en Colombia, por la que 5.000 intelectuales firmaron una carta de protesta dirigida al Presidente, en defensa de los derechos humanos ultrajados por la represión estatal. A pesar de haberla firmado, reconoce que fue “un error narrativo”, porque “el presidente Iván Duque no lee” y no le importan los mensajes narrados de esta manera. “Diferente hubiera sido su respuesta quizás si hacían una history en Instagram”, conjeturó.

Por otra parte, trajo a colación una referencia que sorprendió al auditorio: habló de la película Me casé con un boludo (2016), protagonizada por Adrian Suar y Valeria Bertuccelli. El film cuenta la historia de dos actores que se enamoran durante una filmación, y cuando terminan de grabar se empiezan a conocer como personas y no como personajes. Ella se da cuenta de que se enamoró del personaje de Suar, entonces el protagonista le pide al guionista que siga escribiendo la historia, así él puede seguir actuando. Rincón asoció esta película a su estreno durante el gobierno de Mauricio Macri, un contexto político donde “parecía que Argentina se había casado con un boludo” que necesitaba de un buen guión para seguir conquistándola.  

La conferencia de Rincón fue un recorrido por referencias desde las más cotidianas hasta académicas, una performance fascinante que logró mantener a todos atentos. Podemos verlo en los comentarios del público durante el chat en vivo, donde todos se sintieron libres de hacer aportes y preguntas de lo más diversas, que permitieron hablar sobre la importancia de la educación pública en Argentina, o cómo la coolture afecta a cuestiones diversas en nuestras vidas, desde los medios de comunicación hasta las relaciones interpersonales. La última enseñanza que nos dejó a los futuros comunicadores fue: “Pensar por uno mismo, investigar para poder contar y ganarse la escucha narrando bien”.

* Estudiante de quinto año de la  FCC en la especialización Comunicación Institucional. 
** Estudiante de cuarto año de la FCC en la especialización en Investigación y Planeamiento en Comunicación Social.
Integrantes del equipo de estudiantes voluntarixs a cargo de la cobertura periodística de la III Bienal de Periodismo y Comunicación.