Violencia política, medios y periodismo: los casos Maldonado y Moro

Por Bruno Giménez Roggero *

El compromiso periodístico con los derechos humanos frente al poder manipulador de los medios, desde los testimonios de Sergio Maldonado -hermano de Santiago, el militante desaparecido y muerto durante la represión al pueblo mapuche- y Penélope Moro  -hermana de Sebastián, el periodista argentino fallecido en el contexto del golpe de Estado de 2019 en Bolivia-. Su memoria, su legado y el vigente reclamo de justicia.  

El jueves 10 de junio, durante la tercera y última jornada de la III Bienal de Periodismo y Comunicación, se llevó a cabo de manera virtual el panel Violencia política, poder de los medios y rol del periodismo, organizado por la FCC. Sergio Maldonado, hermano de Santiago, y Penélope Moro, hermana de Sebastián, brindaron sus testimonios y reflexiones, desde las trágicas historias de dos jóvenes que aún esperan verdad y justicia. 

Alexis Oliva, Sergio Maldonado, Penélope Moro y Mariela Parisi, en la apertura de la charla sobre violencia política, medios y periodismo

Coordinado por el docente y periodista Alexis Oliva, el panel giró en torno al tratamiento de los casos de Santiago Maldonado y Sebastián Moro en los medios masivos de comunicación. Tanto Sergio como Penélope, expusieron sus puntos de vista con respecto a la cobertura periodística de los casos y relataron el drama que sus respectivas familias debieron afrontar, desde la desaparición física de sus respectivos hermanos hasta la actualidad.

¿Quiénes fueron?

Tras el primer interrogante de la jornada -¿Quiénes fueron Santiago Maldonado y Sebastián Moro?-, se dio comienzo a un contrapunto entre dos historias de vida atravesadas por la dimensión política. En primer lugar, Sergio destacó la importancia de hablar de Santiago y Sebastián más allá de los respectivos casos judiciales. Según sus palabras, el hablar sólo del aspecto judicial “nos aleja del ser humano y perdemos que había una persona de carne y hueso, con sueños y proyectos, y toda su juventud por delante”.

Además, Sergio hizo referencia a los 16 años de diferencia que existían entre ambos hermanos y confesó que a Santiago lo veía “como un nene”. En cuanto a su identidad, describió a su hermano como “un defensor de los derechos humanos”, aunque aclaró que Santiago no se definía como tal: “Él no lo veía de esa manera, porque lo tenía como algo propio, no militaba en ningún lugar, sino que lo hacía totalmente por su cuenta”. En cuanto a la voluntad con la que Santiago encaraba sus luchas, Sergio se mostró orgulloso. “Yo no podría vivir de la manera que lo hacía Santiago, no podría ponerle el cuerpo de la manera en que él lo hacía, en eso valoro todos sus ideales”, confesó.

A su vez, Penélope Moro también relató quién era su hermano, tanto en su vida personal como en su faceta periodística. En cuanto a la parte más humana de Sebastián, Penélope afirmó: “Sebi era un pibe profundamente sensible. Queda mal que lo diga su hermana, pero es una realidad”. “Era un hombre de otro mundo, de una solidaridad inmensa, sumamente valiente, valiente desde la palabra y valiente desde el pensamiento”, agregó. En cuanto al trabajo periodístico de su hermano en Bolivia, Penélope resaltó: “Muy pocos periodistas se pueden compenetrar con una realidad política en dos años de la manera en la que lo hizo Sebastián”.

Entre desinformación y golpes bajos

“El Estado no es otra cosa que lo que dejamos que hagan con él. Y con nosotros. El Estado de la inmunidad, de la impunidad, de la injusticia social, de la violencia institucional e institucionalizada. Pero también el Estado que si quiere, si lo queremos, puede al menos regular las asimetrías sociales, proteger y generar políticas fuera de fórmula y también reparar, como lo hace respecto a los mismos crímenes que en representación de otros intereses ese Estado perpetró”. La cita, leída por el moderador al iniciar la segunda parte de la charla, pertenece a la tesis de grado de Sebastián Moro, sobre la cobertura periodística de los juicios de lesa humanidad en su Mendoza natal. 

También fue citada la ya célebre declaración de Sergio Maldonado en la conferencia de prensa del 19 de octubre de 2017 en Esquel, al día siguiente de la aparición del cuerpo de su hermano: “Mis padres están a casi 2000 kilómetros, el único medio que tienen es la televisión, si ustedes tiran cosas que hieren o levantan fotos como la que se publicó de un cuerpo, me parece que no corresponde. Hay que replantearse un poco la profesión de todos y cómo la llevan a cabo. La ansiedad a veces juega en contra y es perjudicial para nosotros, somos seres humanos. Como dice Andrea (Andrea Antico, su compañera), fue muy duro estar siete u ocho horas al lado de un cuerpo, tuvimos que convivir con eso. A veces hay que ponerse un poquito más del lado humano y si no tienen qué poner, pasen música, no sé, otra cosa”.

Con esas citas a modo de disparador, ambxs panelistas pudieron compartir sus experiencias y brindar una mirada crítica sobre los medios de comunicación y el periodismo actual: Penélope, por ejercer la profesión periodística y por tratarse del oficio de su hermano, y Sergio, por el diálogo frecuente que mantuvo con diversxs periodistas, debido a la repercusión y masividad del caso Maldonado.

Marcha en reclamo de justicia por Sebastián Moro, febrero de 2020 / Foto: Bernardo Ávila – Página12

Lo primero que Penélope Moro mencionó respecto al tema fue: “Hay una deuda muy grande en Argentina respecto a la visibilización de la historia de Sebastián, de su crimen y del pedido de justicia”. Penélope se lamentó por el ego que parece atravesar al gremio de los periodistas. “Con el caso de Sebastián se trató de desprestigiar este reclamo de justicia”, agregó e hizo alusión a la similitud con lo acontecido con Santiago Maldonado en cuanto a la manipulación de su imagen. De esta manera, Penélope denunció que falta un trabajo “muy profundo” entre los periodistas. A su vez, percibe que la solución a esta insolidaridad podría ir de la mano del poder de la comunicación “alternativa, autogestiva y popular”.

“A veces siento que una parte del periodismo parece salido del Rincón del Vago”, declaró Sergio Maldonado cuando le llegó el turno de opinar al respecto. “Los padecí a todos y a todas, los que están a favor y los que están en contra”, afirmó. Al igual que Penélope, criticó fuertemente el ego de los periodistas y “ese afán por publicar y ganarle al otro”. Por otro lado, Sergio se refirió al acoso mediático que sufrió tras la aparición del cuerpo de su hermano. Criticó falta de empatía de aquellos periodistas que no les importaba cómo se sentía y no respetaban su decisión de no hablar. “¿Dónde quedó la humanidad de esta gente?”, se preguntó Sergio.

Sergio, además, pudo diferenciar distintos tipos de periodismo: “Hay una parte periodística que realmente investiga, hay otra parte que lo único que hace es replicar y mal comunicar, y hay otra que se la pasa pidiendo disculpas”. “Hay temas de los que no hablan, no les conviene y no les interesa”, agregó. Para Sergio, estas personas no son periodistas, sino más bien “mercenarios”. “Repiten cualquier cosa sin sustento”, sentenció. Con respecto a todo lo vivido mediáticamente, Sergio afirmó que podría hacer un libro para exponer la “miseria de los periodistas” y que quede todo evidenciado.

Marcha por la aparición con vida de Santiago Maldonado, 1° de septiembre de 2017 / Foto: Profesional FM 89.9

“No podemos naturalizar la desaparición forzada”

Sergio Maldonado fue contundente con su pedido de memoria para que se pueda implementar completamente el Nunca Más. “No podemos naturalizar que pase lo de Santiago, o que pase lo de Sebastián, o que pase lo de un montón de casos”, agregó. A su vez, Sergio, remarcó la importancia de luchar todxs por una causa mayor y valorar el espacio que uno tiene para expresarse. De esta manera, manifestó: “A veces yo no sé si lucho tanto por lo de Santiago, sino también por todos esos casos de pibes y pibas que no conocemos, que están ahí a la deriva, que no tienen la visibilidad o la posibilidad de estar hablando como nosotros dos (Penélope y él)”.

En sintonía con lo expuesto por Sergio, Penélope se refirió a la especulación que hay respecto a las políticas de derechos humanos. “Entra mucho ahí también una puja política para ver cómo se lucha por la verdad, por la memoria y la justicia de un periodista o no, si conviene, si no conviene”, declaró. Además, afirmó que militó por el actual Gobierno Nacional, por lo que desea y exige políticas de protección a las víctimas de la represión. Al respecto, aseguró: “No hay derechos humanos de primera y de segunda, hay derechos humanos para todos y para todas”.

Durante la jornada, el esfuerzo por recuperar la memoria no corrió de manera única con respecto a la vida de Santiago Maldonado y Sebastián Moro. Tanto Penélope como Sergio se encargaron de poner en alto los nombres de distintas personas desaparecidas y/o asesinadas en democracia por el accionar de fuerzas del Estado: Sebastián Bordón, Facundo Astudillo Castro, Luis Espinoza, Rafael Nahuel, Miguel Bru, Luciano Arruga, Facundo Ferreyra y Tehuel de la Torre, fueron algunos de los mencionados.

Diversas cuestiones fueron abordadas en profundidad en este panel. Desde el olvido y falta de conciencia sobre la importancia de los derechos humanos, hasta la lucha incondicional de Santiago y Sebastián por defenderlos. Desde el periodismo más egoísta y mercenario, hasta el camino que conduce a una práctica periodística saludable de la mano del periodismo comunitario y popular. Desde el acoso mediático mal intencionado del caso Maldonado, hasta la humanidad y respeto por el oficio periodístico que caracterizaba a Sebastián Moro. Desde la invisibilización e indiferencia de algunxs funcionarixs políticxs, hasta la multitud que sale a la calle a marchar exigiendo justicia.

En relación a esto último es posible afirmar que existe la necesidad de luchar por quienes ya no están, sean nuestrxs hermanxs, hijxs, nietxs, amigxs, conocidxs o desconocidxs. La necesidad de luchar para que Nunca Más nos falte nadie. Y de que, por más hostil que llegase a ser el panorama, jamás se deje de flamear una bandera que inmortalice un deseo profundo de justicia. Bandera que, en este caso, lleva tatuada a fuego la frase: “Sebastián Moro y Santiago Maldonado, presentes ahora y siempre”.

Fotos principales:
Sergio Maldonado / www.canalabierto.com.ar
Penélope Moro / Martín Pravata

* Estudiante de cuarto año de la orientación en Comunicación Gráfica de la Licenciatura de Comunicación Social de la FCC-UNC. Trabaja en el medio digital Voces, de la localidad de Santiago Temple. Integrante del equipo de estudiantes voluntarixs a cargo de la cobertura periodística de la III Bienal de Periodismo y Comunicación.